Londres 2012 – Sevilla no tiene playa… pero tiene grandes windsurfistas

A estas alturas, todo el mundo sabrá que la sevillana Marina Alabáu se ha proclamado campeona olímpica de vela, en la modalidad RS:X, o lo que es lo mismo, windsurfing. Tal ha sido el dominio de la regatista sevillana durante toda la competición olímpica que sólo un cúmulo de catástrofes en la medal-race podía dejarla fuera del podio. Y no sólo no se dieron sino que incluso se permitió el lujo de imponerse en la última manga.

Muchos habrán oído hablar hoy de una tal Marina Alabáu, muchos habrán conocido que el windsurfing era una de las modalidades olímpicas de la vela, muchos habrán visto por primera vez una regata completa -incluida TVE que ha dado la prueba íntegra a la espera de la primera medalla de oro- y muchos se habrán preguntado qué hace una sevillana -provincia que como todo el mundo sabe no está regada por el mar- en la elite mundial del windsurfing.

Pero Sevilla se ha convertido en la gran dominadora del windsurfing nacional e internacional durante el presente siglo. De hecho, todos los representantes españoles en los Juegos Olímpicos celebrados desde Sidney 2000 han nacido en la provincia hispalense. Desde Mª Carmen Vaz, la pionera en la capital australiana, hasta Marina Alabáu, que a la cita londinense le une su cuarto puesto en Pekín 2008, pasando por Blanca Manchón, que representó a España en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Las tres, por cierto, son deportistas pertenecientes al Club Náutico Sevilla y mientras Vaz y Manchón tienen su base operativa y de entrenamientos en El Puerto de Santa María, Alabau ha optado por la también localidad gaditana de Tarifa.

Mª Carmen Vaz, que hoy daba saltos de alegría con su bandera española en la orilla del campo de regatas olímpico de Weymouth, obtuvo un diploma olímpico en su única participación olímpica gracias al octavo puesto conseguido en Sidney 2000. Tras su retirada, Mª Carmen Vaz es facultativa del Centro Andaluz de Medicina del Deporte en Cádiz y responsable médico de la de la Real Federación Española de Vela.

Blanca Manchón, por su parte, repitió cuatro años más tarde en los Juegos de Atenas 2004 el octavo puesto conseguido por Mª Carmen Vaz en Sidney y, por lo tanto, recibió un merecido diploma olímpico con tan sólo 17 años. Su palmarés es envidiable: cinco coronas mundiales absolutas (Campeonatos del Mundo de 2005 y 2010, y Copas del Mundo 08/09, 09/10 y 10/11), así como un subcampeonato intercontinental (2009) y una medalla de bronce (2006), además de un oro (año 2006), dos platas (2004 y 2009) y un bronce (2007) en Campeonatos de Europa.

Y qué decir de la flamante campeona olímpica, Marina Alabáu. La medalla de oro ha llegado en su segunda participación olímpica después de quedarse a un paso del podio en los Juegos de Pekín 2008, en los que fue cuarta. Este triunfo no es fruto de un día, ya que su palmarés refleja que es pentacampeona europea (2007, 2008, 2009, 2010 y 2012) y acumula cuatro medallas en Mundiales, incluyendo el oro de 2009, en las mismas aguas de Weymouth donde ahora se ha coronado campeona olímpica.

Para concluir este repaso a los grandes windsurfistas que ha dado la provincia sevillana no hay que olvidar a Curro Manchón -hermano de Blanca- que ha sido el técnico de la finlandesa Tuuli Petaja en este ciclo olímpico y que ha culminado en los Juegos de Londres 2012 con el subcampeonato olímpico por detrás de Alabáu. Curro no llegó a participar en unos Juegos Olímpicos, aunque sí tomó parte en numerosos Campeonatos Europeos y Mundiales. Su mayor logro fue la medalla de plata en los Juegos del Mediterráneo en Almería 2005.

Carlos J. Martín
Periodista deportivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *