Sevilla también conoce la tragedia en una prueba motociclista

Pilotos pasan por delante del Pabellón de Argentina, en la Avda. de las Delicias / Foto cedida por F.J. Crespo

Pilotos pasan por delante del Pabellón de Argentina, en la Avda. de las Delicias / Foto cedida por F.J. Crespo

La noticia del fallecimiento de los pilotos españoles Bernat Martínez y Dani Rivas en una prueba de Superbikes en el circuito estadounidense de Laguna Seca ha conmocionado el deporte nacional en las últimas horas. Sevilla también vivió en 1955 una tragedia en una prueba de motociclismo de velocidad. En concreto, en el Gran Premio que conmemoraba las Bodas de Oro del Sevilla FC, celebrado en un circuito por los alrededores del Parque de María Luisa, falleció en accidente el joven piloto sevillano Serafín Méndez.

El Moto Club Sevilla, entidad organizadora del certamen junto al Sevilla F.C., elaboró un programa con cinco carreras en otras tantas categorías. Fue en la última de ellas, la reservada para motos de fuerza libre, en la que se produjo el trágico desenlace. En la primera vuelta, el joven Méndez, en la curva entre la calle que sale de la Plaza de España y la Avda. de las Delicias, chocó contra un bordillo y se estrelló contra un árbol.

A pesar de que fue trasladado en ambulancia al cercano Equipo Quirúrgico, sus graves lesiones (fractura del cráneo y cara, contusión torácica y fractura del cuello del fémur derecho) provocaron su muerte al poco tiempo sin que los médicos que lo atendieron pudieran hacer nada por salvar su vida.

Serafín Méndez era uno de los 14 pilotos sevillanos que participaron en el certamen y que se enfrentaron a los mejores exponentes del motociclismo nacional pilotando monturas de escuderías oficiales, como M.V. Augusta o Rondine. Precisamente, no acudió a la cita de Sevilla la escudería Montesa, que había dado por finalizada la temporada en señal de duelo por el fallecimiento unos meses antes del piloto catalán Juan Bertrand en el II Circuito Internacional de Gijón.

El piloto fallecido era hijo de una familia muy conocida en los medios deportivos y socio del Sevilla F.C. y del Moto Club. Tanto los directivos del club motociclista como de la entidad sevillista velaron el cadáver en su casa y se pusieron a disposición de la familia para la organización del sepelio y el traslado del féretro. En señal de duelo, fue suspendido el ágape con el que iban a ser obsequiados los corredores.

Durante las pruebas resultaron heridos dos espectadores: el niño de cinco años Antonio Castilla y Francisco Goded, que fueron también atendidos en el Equipo Quirúrgico de diferentes lesiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *