Origen, desarrollo y personalidad del voleibol en Sevilla

En Sevilla, el deporte entonces denominado balonvolea hasta 1968 que pasó a denominarse voleibol, comienza sin estructura federativa alguna y fundamentalmente en los colegios privados y en la Universidad Laboral.

Pepe Díaz. En Sevilla, el deporte entonces denominado balonvolea hasta 1968 que pasó a denominarse voleibol, comienza sin estructura federativa alguna y fundamentalmente en los colegios privados y en la Universidad Laboral. Centros docentes donde desde la asignatura de Educación Física, impartida por los “instructores e instructoras” del Frente de Juventudes y de la Sección Femenina “profesores y profesoras” de Educación Física ofrecen a su alumnado la enseñanza-aprendizaje del balonvolea a través de la competición interna y externa.

Colegio San Hermenegildo. Dos Hermanas. 1964 (Foto cedida por  Pepe Díaz).

Así, en los comienzos de la década de los 60 podemos recordar y afirmar que se hacía balonvolea en Sevilla en centros docentes como Colegio San Alberto Magno, impulsado por Dionisio Tejada Sánchez y Antonio Torrero Roldán; Colegio Inmaculado Corazón de María Portaceli, dirigido por Pedro Ríos; Colegio San Antonio María Claret, de la mano de Jesús Sáez; Colegio Calasancio Escolapios, dirigido por Antonio Martín Flores; Colegio San Hermenegildo de Dos Hermanas, con por Enrique Gordillo Machuca; IES San Isidoro, con Antonio Andrés Díaz; IES Martínez Montañés, de la mano de Miguel Capilla y Fernando Pato; Universidad Laboral José Antonio Primo de Rivera, dirigido por Manuel Amador López; Ciudad Juvenil Francisco Franco, posteriormente Complejo Educativo  José María Blanco White, por Antonio Borrego Dorado; Hogar de San Fernando, con Antonio González Rufo al frente, y poco más. Todo ello en balonvolea masculino.

Colegio San Alberto Magno. Sevilla. 1970-71 (Foto cedida por Fernando Borges).

En el balonvolea femenino, los centros aún eran menos pero hemos de mencionar al Colegio Compañía de María, con Maria del Carmen Segovia al frente; Colegio Bienaventurada Virgen María Irlandesas Irlandesas de Bami, dirigidas por María del Carmen Rivero; Colegio Santa Ana, de la mano de María Antonia Bujalance León; además de los colegios de Dos Hermanas Nuestra Señora de la Compasión, impulsadas por María Luisa Jimenez Peña; y Sagrada Familia, con Agustín García Gandullo. 

Estos centros docentes con instalaciones rudimentarias (canchas de tierra o cemento y al aire libre; y redes artesanales cogidas a columnas o postes de encofrados de obras, y balones como el Hernan y el Spalding) participan en los Campeonatos Escolares en sus diferentes fases. Todas ellas  organizadas por el Servicio de Actividades Deportivas de la Delegación Provincial de Juventudes y/o Sección Femenina. Participación muy elitista y selectiva pues son los centros docentes privados, junto con la Universidad Laboral, quienes poseen instalaciones deportivas adecuadas, disponibles, equipamientos y profesores-entrenadores, quienes fundamentalmente disfrutan de estas competiciones.

Colegio Escolapios. Sevilla. 1969  (Foto cedida por Lolo Garrido).

Competiciones en las que hemos de significar desde el punto de vista competitivo el éxito obtenido en los Campeonatos Nacionales Escolares por los infantiles del Colegio Escolapios de Sevilla que, dirigidos por Antonio Martín Flores y auxiliado por José Torres Tirado, en el curso 1959-1960 se proclaman campeones de Sevilla, campeones de Andalucía y subcampeones de España en Barcelona donde pierde la final por 3-2 con el Liceo Francés. Colegio que, tras el fallecimiento de José Torres Tirado, es entrenado y con muchísimos éxitos competitivos en Juegos Nacionales Escolares y Juegos Nacionales de la OJE por Luciniano Rodríguez Santamaría. 

Cantera con éxitos competitivos en categorías de infantiles, cadetes y juveniles que, bien en Juegos Nacionales Escolares y/o Federados, es el preludio de los conseguidos en años posteriores por otros centros escolares y/o clubes en “forma de podio” nacionales, como los de este mismo Colegio Escolapios, IES Fernando de Herrera (Sevilla) y Colegio Santo Tomás de Aquino (Sevilla) en masculino, y CEIP Alvarez Quintero (Utrera), C. V. Cervantes (Alcalá de Guadaira) y NAV Dos Hermanas (Dos Hermanas) en femenino.

Polideportivo Municipal de San Juan. Alcalá de Guadaira. 1972 (Foto cedida por Daniel Berlanga)

Estas iniciativas colegiales, con la Federación Española de Balonvolea, que se crea en 1960 y presidida por Benito López Arjona -después de haber estado integrada, como Sección, a la Federación Española de Balonmano (1948-1960), a la Federación Española de Baloncesto (1950-1958) y a la Federación Española de Rugby (1958-1960)-, es necesario en Sevilla crear la Federación Sevillana de Balonvolea.

Así, tras conversaciones telefónicas, cartas, amistades, reflexiones e ilusiones para implantar el balonvolea en Sevilla, el 17 de enero de 1965 Antonio Carreño García de Tudela –nombrado presidente de la Federación Sevillana de Balonvolea– comunica al Presidente de la Federación Española de Balonvolea, Benito López Arjona, la constitución y composición de su Junta Directiva. Federación Sevillana de Balonvolea y Junta Directiva que establece su sede administrativa en la calle Rioja, 16 donde se encontraba la Delegación Provincial de Juventudes.

Junta Directiva:

Presidente.- Antonio Carreño García de Tudela

Vicepresidente.- Luciniano Rodríguez Santamaría

Secretario.- Esteban Hernández García

Vocal Frente de Juventudes.- Antonio Torrero Roldán

Vocal Educación y Descanso.- José Fernández Igualada

Vocal S.E.U.- Joaquín Cobos Romero

Vocal Sección Femenina.- Felicita Caballero Fonseca

Vocal Organizaciones del Movimiento.- Antonio Borrego Dorado

Juegos de Otoño. 1972 (Foto cedida por  Pepe Díaz).

Ya con una estructura federativa (organizativa), la Federación Española de Balonvolea concede en su VII Asamblea de 1965 a la Federación Sevillana de Balonvolea el IV Torneo Internacional de Balonvolea Masculino. Este se enmarca en los III Juegos Deportivos de Otoño –competición organizada por el Ayuntamiento de Sevilla– y se celebra en el Pabellón del Estadio de la Macarena (actual Hospital Macarena), durante los días 8 y 9 de octubre de 1966 entre los equipos selección de Marruecos, selección liga Languedoc (Francia) aunque la realidad fue la presencia del CV Montpellier, selección de Ginebra (Suiza) y selección Promesa España. Torneo que una vez finalizado ofrece la siguiente clasificación:

1º.- Selección de Marruecos.

2º.- Selección Promesa España.

3º Selección Liga Languedoc (Montpellier-Francia).

4º Selección de Ginebra (Suiza).

Pero lo realmente importante y significativo de este Torneo Internacional fue que los dirigentes, jugadores, árbitros, entrenadores y aficionados del balonvolea en Sevilla pudieron ver una dimensión de juego y competición que, todavía, estaba muy lejos de conseguirse en nuestra ciudad. Por lo que supuso un impulso, promoción y difusión del balonvolea en Sevilla.

Así y durante el año 1969 se celebran los primeros cursos de árbitros y preparadores de balonvolea, que supusieron paralelamente la creación del Colegio Provincial de Árbitros y de Preparadores. Órganos, promovidos por el Vicepresidente de la Federación Sevillana de Balonvolea Luciniano Rodríguez Santamaría, de la Federación Sevillana de Balonvolea que fueron claves para la promoción y desarrollo de esta modalidad deportiva en Sevilla y su Provincia.

Colegio Provincial de Árbitros:

Presidente.- Francisco Manuel Fraile Estivel

Secretario.- José Antonio del Olmo Fernández

Tesorero.- Antonio Martos Grande

Vocal.- Narciso Valle González

Vocal.- José Quintana del Olmo

Colegio Provincial de Preparadores:

Presidente.- Pedro Buenaventura Gil

Secretario.- Juan López Vázquez

Tesorero.- Francisco Conde Amiano

Vocal.- Waleska Zarco de Pinier

Vocal.- Emilio Cuenca García

Con estas estructuras federativas, aunque con renovada Junta Directiva presidida por Tomás Castellar Huguet (posteriormente José Carlos Silva Torres, Manuel Nieto González, Fernando Avila España y José Antonio Rodríguez García, este último y hasta la actualidad ya como Delegado Provincial de la Federación Andaluza de Voleibol), comienza en la década de los 70  una expansión y desarrollo cualitativo importante del voleibol sevillano que es premiado por la Federación Española de Voleibol al concederle a la Federación Sevillana de Voleibol en la temporada 1975-1976 “la placa de honor” como la federación más destacada en el ámbito nacional. Todo ello, así lo creo, debido a varios factores:

En primer lugar, a iniciativa de la Junta Provincial de Educación Física, con sede en la sevillana calle Sales y Ferré –posteriormente Delegación Provincial de Educación Física y Deportes en la calle Benidorm, 5– de las cátedras deportivas y Juegos de la Provincia, desde 1969 dirigidas por el profesor de Educación Física Paulino Gonzalez García. En estos años se enseñan deportes como voleibol, balonmano, baloncesto, atletismo y gimnasia rítmica  artística en muchos pueblos de nuestra provincia como Dos Hermanas, Lora del Río, Morón, Lebrija, Osuna y Utrera entre otros. Paralelamente, estos pueblos participan en los mencionados Juegos de la Provincia en diferentes modalidades deportivas, entre ellas, el voleibol, aunque todavía en campos de tierra y/o cemento, redes artesanales y balones difíciles para el juego.

Además, la organización de acciones, campañas, actividades y torneos organizados por la Federación Sevillana de Voleibol junto a otras entidades públicas y/o privadas como: 24 horas de voleibol, stand durante la Expo-Juventud, Torneo de Reyes, Copa Primavera, Juegos Deportivos de Otoño, Fase Final de Juegos Nacionales de la O. J. E., Fase Final de Juegos Nacionales Universitarios, Final Campeonato de España juvenil, Trofeo Valme de Dos Hermanas, Trofeo Arquitectura, Trofeo San Alberto Magno, Trofeo Pio XI…, Final Copa Su Excelencia El Generalísimo –masculino y femenino-, Fase de Clasificación para el Campeonato de Europa Junior masculino, concentraciones provinciales de perfeccionamiento, cursos de árbitros, cursos de entrenadores, charlas y seminarios divulgativos en centros docentes.

También se realiza un trabajo excelente en los Centros Docentes, tanto públicos como privados, de muchos profesores de Educación General Básica, “maestros” que han finalizado sus estudios en la Escuela Normal de Magisterio –actualmente Facultad de Ciencias de la Educación– en cursos de especialización para profesores de Educación General Básica y otros, así como de entrenadores de voleibol y profesores de Educación Física en clubes e Institutos de Enseñanza Secundaria, donde no solo entrenan sino que, además, crean clubes de voleibol.

Prueba de ello, es la aparición de colegios/clubes de voleibol y entrenadores asociados a estos colegios/clubes como, Santo Tomás de Aquino (Juan Ortiz); Pio XI (Antonio Ferrer); San Miguel (Juan Cano); San José SS.CC. (Eloy Fonseca); Salesianos de la Trinidad (Antonio Semprun); Instituto de Enseñanza Secundaria Fernando de Herrera –INFHE- (Pepe Díaz); Nao Victoria (Antonio Semprún); Club Arquitectura (Manolo Nieto); Altair Centro Educativo (Manuel Bautista); C.V. Rochelambert (José Luis Fernández Nieto); C.V. Giralda (Paco Morilla); Club Pineda (Santiago Romero); Compañía de María (Paco Yoldi); Club Natación (Rosa María Vergara)… Y en la provincia colegios/clubes como Aljarafe (Mairena del Aljarafe) con Pepe Díaz; Colegio Alvarez Quintero (Utrera) liderado por Manolo Tirado; Colegio El Ruedo (Arahal) con Luciano Marín Gallego y Rafael López Antequera, posteriormente Club Voleibol El Ruedo, dirigidos por Rafael López Antequera; NAV Vistazul y Medina (Dos Hermanas) con Agustín Garcia Gandullo; Instituto de Enseñanza Secundaria Cristóbal de Monroy de Alcalá de Guadaíra (Carlos Lázaro Salanova); C.V. Cervantes (Alcalá de Guadaíra) con Norberto Pérez; Club Polideportivo Alcalá (Pedro Gutíerrez); C.V. Fuentes de Andalucía (Fuentes de Andalucía) de Moises de Hoyo; C.V. Manuel de Falla (Brenes) de Manolo Chacón, y C.V. Los Palacios (Los Palacios y Villafranca) con Lolo Maestre, entre otros.

Por otra parte, hay que destacar las competiciones organizadas por el entonces denominado SEU (Sindicato Español Universitario) presidido por Manuel J. Repetto, posteriormente FEDU (Federación Española del Deporte Universitario) en el ámbito sevillano que presidieron Vicente Flores Luque y Fernando Avila España, donde las distintas Facultades, Escuelas Universitarias y algún Colegio Mayor participan en los Campeonatos Universitarios en su fase provincial, de distrito y nacional. Así, se pueden ver ver competiciones regladas, enfrentamientos deportivos universitarios entre Escuela de Arquitectura, Escuela de Comercio, Escuela de Peritos Industriales, Escuela Normal de Magisterio y, fundamentalmente, las Facultades de Filosofía y Letras, Empresariales, Derecho y Medicina. Estas últimas, también, con grandes éxitos competitivos a nivel nacional.

Por último, la asistencia a cursos nacionales, clínic, jornadas de formación, seminarios de entrenadores por parte de muchos sevillanos y sevillanas, así como a competiciones nacionales e internacionales.

****************************************************************

Club Colegio Calasancio Hispalense de Sevilla. 1972-1973
De pie: (De izq a dcha).   Javi Borges; Jean Marie Aguirrebena; José Luis Martín de Pablos; Toni Ortiz “Toni”;  Fernando Borges “Nandi”; Pepe Rico; Pepe Díaz (entrenador) y Juan García de la Concha.
Agachados: (De izq a dcha). Manuel Roldan (delegado); Lolo Garrido; Pepe Quintana y Santiago Torres “Kako”.
(Foto cedida por Pepe Díaz)

En la década de los 70, en Sevilla el voleibol sufre un auge y desarrollo cualitativo importante al brillar, disfrutar y vivir temporadas históricas, pues en la 1972-1973 asciende en Murcia a la primera división nacional masculina (máxima categoría nacional masculina- actual superliga) el Club Calasancio Hispalense, dirigido por Pepe Díaz. 

Ascenso que permite a la Sevilla voleibolística, ver –antes al aire libre– obligatoriamente voleibol en Pabellón. En este caso, el Pabellón de Chapina, que cada 15 días disfruta del nivel competitivo de equipos como el Real Madrid C.F., Atlético de Madrid, F.C. Barcelona, Hispano Francés de Barcelona, Grupo Covadonga de Gijón, Montemar de Alicante, El Pilar de Vigo, Antorcha de Lérida y Ciencias de Madrid frente a un Calasancio Sevilla C.F. presidido por Juan Hernández Sánchez y el trabajo permanente del Padre Cesar Sobrino. Todo ello, durante tres temporadas, pues el patrocinio no llega y el Colegio-Club Calasancio Hispalense no puede con los gastos que conlleva estar dignamente en esta máxima categoría.

Club NAV Vistazul de Dos Hermanas. 1975-1976
De izq a dcha: Fernando Amores; José Macias; Jesús Tortajada; Javi Borges; José Antonio Saez “Nono”; Pepe Díaz (entrenador); Fran Punta; Ramón Rosa “Puli”; Enrique García; José María Jimenez; Fernando Guerra; Rafa Serrallé y Rodrigo Babio “Ro”.   
(Foto cedida por Pepe Díaz)

En la década de los años 70 también, brillan con luz propia el NAV Vistazul de Dos Hermanas que tiene su lugar de entrenamiento en el Pabellón Don Bosco Gimnasio Atlas y Pabellón de Chapina, para hacer la competición en el Pabellón de Chapina y en el Pabellón del Colegio Salesianos de la Trinidad. Club presidido por Antonio Ramos Alanis, dirigido por Pepe Díaz y aún no consiguiendo el ascenso a la primera división nacional masculina (máxima categoría nacional masculina- actual superliga), juega las semifinales de la Copa S.E. El Generalísimo contra el Club Atlético de Madrid. Como anécdota de esta semifinal hemos de decir que el partido de ida se jugó en el Polideportivo Municipal de Dos Hermanas –aire libre– “Ramón y Cajal”. 

Club Colegio Pio XI de Sevilla. 1978-1979
De pie: (De izq a dcha). Javi Borges; Javi Diez; Juan Baena “Ñito”; Max Garnier; Enrique García y Pepe Diaz (entrenador).  
Agachados: (De izq a dcha). Toni Ortiz “Toni”; Fran Punta; Rafa Serrallé  y Kiko Terrero.
(Foto cedida por Pepe Díaz)

Años 70 que, junto a los anteriores clubes, nace y deslumbra en la España voleibolística el nervionense Club Colegio Pio XI de Sevilla, presidido por Juan Muñoz Muñoz y dirigido por Pepe Díaz que en la temporada 1976-1977 asciende en Santander a la primera división nacional masculina (máxima categoría nacional masculina- actual superliga). De nuevo, alto nivel competitivo en Sevilla que los sevillanos puede ver en el Pabellón de Chapina la temporada 1977-1978 y, posteriormente, en el propio Colegio Pio XI de la calle Marqués de Nervión. Club-equipo de primera división que a partir de la temporada 1979-80, dirigido por Fernando Borges, lo hace también en las instalaciones del colegio, hasta que por falta de presupuesto –factor este muy común en la Sevilla deportiva amateur– tiene que abandonar la máxima categoría deportiva del voleibol español. 

Club Academia Preuniversitaria de Sevilla.  1978-1979
De pie: (De izq a dcha). Reyes Rodríguez; Ana Valverde; María del Carmen Lozano; Camel Desiré; Mariví Martín y Santiago Romero (entrenador).
Agachados: (De izq a dcha). María José Bernal; María del Carmen Olmedo; Concha Polo; Ana Mendoza e Isabel Martínez.
(Foto cedida por Santiago Romero)

Por otra parte, el voleibol femenino sevillano nace con muchísima fuerza a nivel competitivo en Dos Hermanas, y de la fusión de dos colegios: Colegio Nuestra Señora de la Compasión y Sagrada Familia – clubes Fugaces y Estrella Beta – en la temporada 1974-1975 ascienden a la 2ª División Nacional femenina (actual superliga 2 femenina) el Club Medina de Dos Hermanas conducido por Agustín García Gandullo. Pero, esta década en cuanto al voleibol femenino la cierra brillantemente el Club Academia Preuniversitaria de Sevilla “La Preu”, copresidido por Salvador González Pérez y Milagros Ruiz de Astorga y dirigido por Santiago Romero Granados, que la temporada 1978-1979 asciende a la División de Honor del voleibol español en Barcelona, para jugar sus encuentros en el Pabellón de Chapina, aunque excepcionalmente jugó la Copa de Europa la temporada 1981-1982 en el Pabellón de Arquitectura tras proclamarse campeón de liga la temporada 1980-1981. Pero como siempre la temporada 1982-1983 este club desaparece por motivos presupuestarios.

También, en esta década, empiezan a asistir, primero a “Operaciones Altura” jugadores como Cándido Martín, José Luis Martín de Pablos y Paco del Olmo y, posteriormente, a concentraciones nacionales de talentos jugadores y jugadoras de Sevilla como Rafael Dominguez Asencio, Pepe García, Montero, Puente, Sigles, Blanco, José Luis Ramos, Luis García, Joaquín García, Fernando Fernández Fuentes, Antonio Lobato, Charo Alcoba, Soledad García, Tatiana, María del Carmen Olmedo, Virtudes Romero, Menchu, entre otros.…La incorporación a equipos nacionales como Javi Borges, Kiko Terrero, Manolo Medina Echevarria y las jugadoras María del Carmen Olmedo, Virtudes Romero y Charo Alcoba. 

Talentos deportivos que el voleibol sevillano siempre ha aportado en diferentes categorías a las concentraciones territoriales, a las selecciones andaluzas, a las concentraciones nacionales permanentes de la Real Federación Española de Voleibol de Palencia (masculino) y Soria (femenino) y a las distintas selecciones nacionales de menores. Por otra parte, también, se incorpora a las concentraciones nacionales de talentos como entrenador Pepe Díaz y, más tarde, a los equipos nacionales masculinos junior y sénior.

Club Voleibol San José de Sevilla. 1980-1981
De pie: (De izq a dcha). Manolo Campos; Javier Villachica; Diego Moya; Manuel Medina Echevarria; Joaquín López y Eloy Fonseca (entrenador).
Agachados: (De izq a dcha). Heliodoro Moya; Antonio Torres; Enrique Bataller; Jesús Palacios; Pepe García y Juan Baena “Ñito”.
(Foto cedida por José Luis Jimenez Sequeiros)

A esta década de los 70, donde el voleibol sevillano se muestra a España con grandes resultados de clubes y jugadores, le sigue una década de los 80 no menos brillante en resultados de clubes, pues la temporada 1980-1981 en Santander un nuevo club sevillano presidido por el Padre Faustino Rodríguez Rodríguez –de cantera importante de jugadores-  se incorpora a la máxima categoría del voleibol nacional bajo la dirección técnica de Eloy Fonseca Martín. Este es el Club Voleibol San José SS.CC. de Sevilla que con distintos patrocinadores permanece en esta categoría hasta la temporada 1985-1986 finalizando en esta tras cinco temporadas, por falta de patrocinador, su presencia en la máxima categoría del voleibol nacional.

Club Esquimo Alisa Aceitunas de Dos Hermanas. 1985-1986
De pie: (De izq a dcha). Fernando Borges “Nandi” (2º entrenador); Aurelio Ramos; Javi Cabrerizo; Nestor Edelman “Koko”; Eduardo de la Rosa; Manolo Cotán; Kiko Terrero y Pepe Díaz (entrenador).
Agachados: (De izq a dcha). Candido Martín “Candi”; Javi Alanis; Javi Borges; Rafa Serrallé; Antonio Ramos (presidente); José Manuel Ramos Cardona “Canijo” y Antonio Torres.
(Foto cedida por Pepe Díaz)

La temporada 1984-1985  aparece en la escena competitiva de máximo nivel el CAV Esquimo Alisa Aceitunas de Dos Hermanas que hasta la temporada 1987-1988, presidido por Antonio Ramos Alanís y dirigido por Pepe Díaz, realiza unas clasificaciones espectaculares en la máxima categoría del voleibol nacional, primero en el Pabellón sevillano de Chapina y, posteriormente, en el Pabellón Municipal de Los Montecillos de Dos Hermanas. De ellas, hemos de significar la de 1985-1986  debido a su participación en la Copa Confederación Europea y finalista de la Copa S.M. El Rey.

Club Noshaga Calasancio Hispalense de Sevilla. 1988-1989.
De pie: (De izq a dcha). José Antonio Lorente (2º entrenador); José Manuel Peral; Javi Cabrerizo; Javi Borges y Fernando Borges “Nandi” (entrenador).
Agachados: (De izq a dcha). Enrique Peral; Paco Martín; Jose Manuel Ramos Cardona “Canijo”; Candido Martín “Candi” y Kiko Terrero.
(Foto cedida por José Antonio Lorente)

Las temporadas 1988-89, 1989-90 y 1990-91, son tristes para el voleibol masculino de Sevilla, pues a pesar del trabajo realizado por una mezcla de jugadores veteranos experimentados y jóvenes valores –entrenando y jugando en el Pabellón de Rochelambert- el equipo Noshaga Calasancio Hispalense obtiene en las temporadas mencionadas, dirigido por Fernando Borges y presidido por José Luis Abad, el ascenso a División de Honor pero la falta de patrocinadores solventes y ayudas económicas hacen que este en tres ocasiones renuncie a pertenecer e integrarse en la elite del voleibol nacional.

Club Voleibol El Ruedo Arahal de Arahal. 1991-1992
De pie: (De izq a dcha). Rafael López Antequera (entrenador); Manuel Suarez “Pichón”; Agustín Bravo; Diego Lobato; Antonio García Saucedo y Fernando Fernández Fuentes.
De rodillas: (De izq a dcha). Antonio Lobato Martín; Manuel Ramos; Manuel Montilla; Adrían García y Antonio Lobato Rojas “Melli”.
(Foto cedida por Rafael López Antequera)

La temporada 1991-1992  en la ciudad de Lérida consigue el ascenso  a la máxima categoría nacional del voleibol masculino el Club Voleibol El  Ruedo Arahal, dirigidos por Rafael López Antequera donde permanece cuatro temporadas con distintos apellidos  como patrocinadores en  la elite del voleibol nacional, jugando primero en el Colegio de Educación Infantil y Primaria El Ruedo y posteriormente en el Pabellón Polideportivo Municipal. Pero desgraciadamente, como en otras ocasiones del voleibol sevillano, no puede continuar por falta de presupuesto económico

C.D. Compañía de María de Sevilla. 2004-2005
De pie: (De izq a dcha). Marga Cámara; Selma Brandeo; Rocío Ruiz; Carmen Lozano; Daniella Lanner; Isabel San Miguel y Kiko Terrero (entrenador).
Sentadas: (De izq a dcha). Valme López; María José Ruiz; Olga Solano; Beatriz Jimenez y Concha Borges.
(Foto cedida por Kiko Terrero)

La temporada 2004-2005, presidido por Paco Yoldi García y dirigidas por Kiko Terrero, asciende a Superliga 1 el equipo femenino del C.D. Compañía de María que, jugando y deleitándonos de su voleibol en el Pabellón Municipal “El Paraguas”, se ve abocado a renunciar e integrarse en el máximo nivel competitivo nacional. ¿Por qué? Pues una vez más por falta de ingresos, por falta de presupuesto para afrontar la nueva categoría.

Club Esquimo Cajasol Juvasa de Dos Hermanas. 2009-2010
De pie: (De izq a dcha). David Garrido; Daniel Morata; Ederson Santos; Carlos Leandro “Carlao”; Bruno Mesquita y Alan Santos.
Sentados: (De izq a dcha). Rubén Montero; Manuel L. Batet; Mario Segura; Javier Justiniano; José Ponce; José Miguel y Miguel A. Garamendi.
(Foto cedida por Ricardo Lobato)

Sevilla, vive durante años un lapsus importante de voleibol de alto nivel hasta que en Dos Hermanas vuelve a renacer el CAV Esquimo, que la temporada 2009-2010 obtiene el ascenso a Superliga 1 masculino, volviendo a sus fueros competitivos, bajo la denominación de  CAV Esquimo Cajasol Juvasa que bajo la dirección de José Manuel González Álvarez “Magú”, del presidente Antonio Marín Rendón y la dirección técnica de Ricardo Lobato Rivas. Juntos a otros, hacen que con su trabajo y a pesar de todo se continúe disfrutando del voleibol de alto nivel en el Pabellón Municipal de “Los Montecillos” de Dos Hermanas. 

Mairena Voley Club Fundación Cajasol de Mairena del Aljarafe. 2016-2017
De pie: (De izq a dcha). Gonzalo García (entrenador); Inma Lavado; Fatima Luna; Inma Utrilla; Ana García; Marta Franco; Isa Acosta; Marta López y Alejandro Fernández (director técnico).
De rodillas: (De izq a dcha). Marta Ruano; Nerea Fuentes; Paula Gómez; Rocío Jiménez; Rocío Roldan; Elena Navarro y Aurora Tur.
(Foto cedida por Alejandro Fernández)

También, es justo mencionar y reconocer al Mairena Voley Club femenino “Fundación Cajasol Mairena Voley” de Mairena del Aljarafe dirigido por Gonzalo García, bajo la dirección técnica de Alejandro García y presidido por Manuel Alejandro Fernández Pérez, que con esfuerzos enormes y dedicación extrema de toda su Junta Directiva y técnicos, actualmente, se encuentran compitiendo en la Superliga femenina 2 del voleibol nacional, y deleitándonos con una calidad y entrega encomiable en el Pabellón Municipal Marina Alabau de Mairena del Aljarafe.

En definitiva, Sevilla, ha sido y es un referente del voleibol nacional en cuanto a clubes tanto femenino como masculino, y de Centros Educativos/Clubes como Colegio Calasancio Hispalense (Sevilla); IES Fernando de Herrera (Sevilla); Colegio Santo Tomás de Aquino (Sevilla); Colegio San Jose SS.CC (Sevilla); Colegio Compañía de María (Sevilla); Colegio Portaceli (Sevilla); C.V. Rochelambert (Sevilla); Club Palestra (Sevilla); Club Deportivo Adriano Voley (Sevilla); Club Colegio Aljarafe (Mairena del Aljarafe); NAV Dos Hermanas (Dos Hermanas); CAV Esquimo (Dos Hermanas); C.V. Cervantes (Alcalá de Guadaira); C.V. Fuentes (Fuentes de Andalucía); C.V. El Ruedo (Arahal); Club Voleibol Utrera (Utrera); Club Voleibol Los Palacios (Los Palacios y Villafranca); Mairena Voley Club (Mairena del Aljarafe) o Tomares Aljarafe XXI (Tomares), entre otros.

Prueba de ello, de su buen trabajo, de su permanente dedicación, y superando con creces aquella primera época de “talentos deportivos-voleibolísticos” sevillano son los jugadores y jugadoras,  y de estos clubes que han formado parte de equipos nacionales júnior y sénior en importantes competiciones internacionales, como Luis Justiniano (Dos Hermanas); Adolfo Chaso (Dos Hermanas); David Díaz (Sevilla); Julian García-Torres (Sevilla); Israel Rodríguez (Arahal); Gustavo Saucedo (Arahal); Antonio Manuel Saucedo (Arahal); Mario Ferrera (Los Palacios y Villafranca); Jesús Bruque (Utrera); Sergio Bruque (Utrera); Daniel Muñoz Barciela (Utrera); Fran Calzón (Utrera); Manuel Caro Conde (Fuentes de Andalucía); Carmen Lozano (Sevilla); Marisa Fernández (Fuentes de Andalucía); Nazaret Florián (Alcala de Guadaira); Valme López (Sevilla) o Rocío Ruiz (Sevilla). 

Del mismo modo, Sevilla, ha aportado durante varias décadas hombres y nombres al voleibol nacional e internacional como Fernando Avila y David Díaz en el área médica; Paco Fraile, Pepe Nevado y José Antonio Rodríguez en el campo arbitral; y Pepe Díaz, Santiago Romero, Paco Hervás, José Manuel González “Magú”, José Antonio Lorente y Rafa Puerto en el área técnica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *