Hasta siempre Antonio Giménez. El atletismo sevillano está de luto

Antonio Giménez, en La Cartuja / Foto: fedatletismoandaluz.net

Antonio Giménez, en La Cartuja / Foto: fedatletismoandaluz.net

Mi despertar hoy no ha podido ser más triste. Desayunarte con la noticia del fallecimiento de un amigo es un trago amargo. Se nos ha ido Antonio Giménez (sí, Antonio, Giménez con G, como a ti te gustaba decir). Y muchos se preguntarán quién era Antonio Giménez. Pues Antonio, en dos palabras, era una persona buena. Pero además era entrenador de atletismo y trabajador, ya hace unos años jubilado, del Servicio de Actividades Deportivas de la Universidad de Sevilla (SADUS), donde coincidimos tantos años.

De tu marcha, Antonio, me he enterado tarde, ya que te fuiste hace casi una semana. Como me enteré de tu enfermedad, también tarde, pero en una pista de atletismo, donde a ti tanto te gustaba estar. Como te hubiera gustado saber que mi hijo, a sus 10 años, quiere cambiar el fútbol por el atletismo. Qué pena que ya no estés para decirle que se dedicara a otra cosa…

De todas formas, no me resisto a escribirte estas líneas. Qué menos. Después de tantos desayunos en los Bermejales (en casa Pepe o en el Podenco), tantas charlas sobre deporte, tantos momentos vividos y tantas enseñanzas aprendidas a tu lado. Tu jubilación me cogió a mí ya en el Rectorado y siempre aprovechabas tus visitas por asuntos de papeleo para llamarme y tomarnos un café. Uno de esos que nos ha quedado pendiente, como esa visita que te iba a hacer a tu retiro de La Antilla, también quedó pendiente. O cuando aprovechaba la celebración de la Vuelta al Rectorado para darte un abrazo y preguntarte por la familia.

Pero muchos se seguirán preguntando quién era Antonio Giménez. Pues Antonio empezó jugando al fútbol. Y no lo tenía que hacer nada mal, ya que jugaba en la cantera del Real Madrid. Ya en Sevilla comenzó su carrera como entrenador de atletismo. Y si es poco habitual cambiar el fútbol por el atletismo, hacerlo en la especialidad de lanzamientos ya era algo prácticamente anecdótico.

Chapina, primero, y la Cartuja, más tarde, se convirtieron en su segunda casa. Porque Antonio tenía dos familias, la de sangre, y la de su grupo de atletas, que nunca olvidaron su relación con él. Antonio pertenecía al grupo de ‘locos’ que pensó que las ruinas romanas de Itálica podría ser el escenario ideal para la organización de un cross, que con el paso de los años llegó a convertirse en uno de los más prestigiosos del mundo.

Porque grandes del deporte no sólo son aquellos que consiguen grandes marcas o logros sino también aquellas personas que dedican su tiempo a preparar a los deportistas y a inculcar los valores del DEPORTE.

Por todo ello, me gustaría solicitar a la dirección del SADUS que el Campeonato Universitario de cross pase a denominarse ‘Antonio Giménez’ por los muchos años de dedicación y pasión que puso en su organización.

Hasta siempre Antonio

Carlos J. Martín

2 comments for “Hasta siempre Antonio Giménez. El atletismo sevillano está de luto

  1. José Ignacio Noguera
    13 diciembre, 2017 at 9:02 pm

    Gracias Carlos por esa despedida tan bonita a nuestro amigo Antoñete, como él se llamaba a si mismo.
    Un abrazo

  2. Fernando Sosa
    13 diciembre, 2017 at 10:35 pm

    Estés donde estes ya sabes, querido Antonio,”tanto a las dos como a las tres en la paella estés”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *